fbpx

Blog Sevitia

Pensión por incapacidad permanente

Incapacidad permanente, qué debes tener en cuenta para solicitarla

Pensión por incapacidad permanente

Cuando hablamos de pensión por incapacidad permanente debemos tener presente que existen, a grandes rasgos, dos tipos:

  • Incapacidad permanente contributiva.
  • Incapacidad permanente no contributiva.

A excepción de alguna pequeña referencia en relación con la incapacidad permanente no contributiva, básicamente con este artículo se centrará en la incapacidad permanente contributiva.

De confirmada con nuestra legislación la incapacidad permanente contributiva es la situación del trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral.

Contingencias incapacidad permanente

Deben destacarse por su incidencia el tipo de contingencia o «causa» que ha producido la incapacidad.

Existen cuatro tipos de contingencia por la que se puede llegar a dar la prestación de incapacidad y declarar el grado correspondiente a la misma.

Estos tipos son:

  • La enfermedad común.
  • La enfermedad profesional.
  • El accidente de trabajo.
  • La enfermedad laboral o del trabajo.
  • El accidente no laboral.

A diferencia de la contributiva, a la que se dedica este artículo, que exige unos requisitos mínimos de cotización, la incapacidad no contributiva se concede a los ciudadanos que se encuentran en situación de necesidad aunque no hayan cotizado nunca o, habiendo cotizado, no lo han hecho durante el tiempo exigido en la modalidad contributiva.

¿Qué situaciones protege la pensión por incapacidad permanente?

Resulta evidente, que no todas las reducciones anatómicas o funcionales presentan la misma intensidad ni repercuten de igual forma en la capacidad laboral del sujeto que las sufre. Por ello, la normativa de aplicación establece que cualquiera que sea su causa determinante, se clasificará en función del porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo del interesado, valorado de acuerdo con la lista de enfermedades que se apruebe reglamentariamente en los siguientes grados:

  1. Parcial.
  2. Total.
  3. Absoluta.
  4. Gran invalidez.

Grados de incapacidad permanente

La Ley general de la Seguridad social define los distintos grados de la siguiente forma:

  • Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual, que es la que ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33 por 100 en su rendimiento normal para dicha profesión, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma, o bien por suponerle mayor penosidad o peligrosidad.
  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual que inhabilita al trabajador para la realización de todas o de las fundamentales tareas de dicha profesión, siempre que pueda dedicarse a otra distinta.
  • Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo que inhabilita por completo al trabajador para toda profesión u oficio.
  • Gran invalidez, que es la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita de la asistencia de otra persona para realizar los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos. No es una agravación de la absoluta, sino un grado propio. En el caso de beneficiario que se encuentra en situación de fase terminal en la que el desenlace es previsible en fecha próxima, no puede denegarse la calificación del grado de gran invalidez porque falta el requisito de permanencia, pues su determinación no exige el mismo, sino la simple constatación de la necesidad de asistencia de una tercera persona.
Abogados para pensión por incapacidad permanente en Sevilla

Es recomendable que contrates los servicios de un abogado especializado en seguridad social.

Puedes ponerte en contacto con nuestro equipo de abogados para conocer los requisitos que debes de cumplir para acceder a este tipo de pensiones. Escríbenos desde el formulario de contacto o a nuestro correo electrónico: info@sevitia.com. También por llamada de teléfono o whatsapp en el siguiente número: 644 98 05 26.

¿Tienes ya preparada la
Declaración de la Renta de 2021?

Realizamos todo el proceso en 3 sencillos pasos,
sin que tengas que desplazarte, online o por teléfono

Desde 45€