fbpx

Blog Sevitia

Ley Segunda Oportunidad

Debido a la situación de crisis profunda que atravesó nuestro país y la previsible que va a suceder en los próximos años, es fundamental tener en cuenta los diferentes mecanismos que nos permiten nuestro ordenamiento jurídico para afrontar situaciones de imposibilidad pago, con la finalidad de evitar una situación grave.

Por ello, nuestro equipo de especialistas en la gestión y recuperación de activos, en Sevitia, nos trae un artículo con las diferentes alternativas ante la imposibilidad de afrontar pagos por parte de una persona física.

La opción más utilizada por la inmediatez y sencillez de la misma suele ser la refinanciación o unificación de deudas, mediante el cual, a través de n acuerdo con la entidad bancaria o financiera permite en una sola cuota afrontar el pago de distintas deudas, previo acuerdo con los acreedores por medio de la ampliación del plazo de devolución de las cantidades pendientes.

El otro método que permite salir adelante ante la situación de imposibilidad de pago por parte de personas físicas y autónomos es la denominada Ley de Segunda Oportunidad, regulada Real Decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social.

Por medio de dicha normativa permite hacer frente al pago parcial a los acreedores en situaciones las que de otro modo no cobrarían sus créditos. A la vez, el obligado al pago escapa de la espiral de deuda. Sin este tipo de mecanismos quedaría arruinado de por vida sin ni siquiera poder pagar a sus acreedores. Dicho procedimiento, puede considerarse como una aplicación analógica del procedimiento de concurso de acreedores.

Dicha normativa tiene muy en cuenta el principio de responsabilidad patrimonial universal, recogido en el artículo 1.911 del Código Civil., la consecuencia fundamental de dicho principio, provoca que al contraer una deuda seremos responsable con nuestros bienes presentes y futuros hasta su satisfacción.

Ante esta situación de necesidad, el mecanismo de segunda oportunidad te permite reestructurar tus deudas y, si fuera necesario, llegará a exonerarte de su pago, por medio del denominado beneficio de exoneración siempre y cuando se den una serie de circunstancias, esta ley trata de no dejar de lado los derechos de cobro de los acreedores.

Solo pueden exonerarse deudas que no quedan protegidas por la ley ni hayan podido pagarse., esta operativa ha facilitado las operaciones de dación en pago y dación para pago.

El método para activar la ley de segunda oportunidad, es un procedimiento en su primera fase administrativo que requiere del cumplimiento de una serie de requisitos personales y económicos por parte de la persona que pretenda acogerse a la misma. No podrán acogerse a la ley de segunda oportunidad los “malos pagadores”.

El futuro, porque requiere un compromiso por parte del deudor insolvente. Así, el plan de pagos que se acuerdan en un proceso de segunda oportunidad tiene una eficacia que pueden extenderse durante los siguientes 5 años. Además, solicitar el beneficio de exoneración de deudas te impedirá volver a hacerlo durante los 10 años siguientes.

Uno de los elementos principales a tener en cuenta es que no puedes deber más de cinco millones de euros

La ley de segunda oportunidad permite que las personas físicas tramiten el acuerdo extrajudicial de pagos ante un notario.

Resultará obligatorio para todos los acreedores sin garantías reales cuando el 60% del pasivo suscribe el acuerdo. También afectará a los acreedores con garantía real limitándose a la diferencia entre el valor de la deuda y la garantía. Con el respaldo de este volumen de pasivo pueden acordarse quitas de hasta el 25% del importe de la deuda. Las esperas no podrán superar los 5 años.

En el caso de que se logre la adscripción del 75% del pasivo podrán incrementarse las quitas y acordarse esperas de hasta 10 años.

Durante el período que transcurra la aplicación de la Ley de Segunda Oportunidad no podrán instarse ejecuciones contra el patrimonio del insolvente. Esto impedirá que se solicite el embargo de sus bienes. De hecho, si hubiera alguna ejecución en marcha esta quedará paralizada.

Por supuesto, la aprobación de un acuerdo extrajudicial de pagos determinará el aplazamiento de las deudas por el tiempo de las esperas acordadas. También convertirá o extinguirá los créditos conforme a las quitas establecidas.

Junto al acuerdo extrajudicial de pagos debe aprobarse un plan de pagos.

Ten en cuenta que perderás todo tu patrimonio y que persistirán las deudas que tengas con Hacienda, con la Seguridad Social y las de carácter alimentario. Esto es particularmente importante para los autónomos y los particulares condenados a abonar una pensión alimenticia a favor de sus hijos.

Aunque pierdas tu patrimonio se inaplicará el principio de responsabilidad patrimonial universal. Es decir, siempre que cumplas con el plan de pagos podrás restablecer tu situación económica.

Desde el momento en que inicies las negociaciones para llegar al acuerdo extrajudicial de pagos no deberían transcurrir más de 2 meses hasta su aprobación.

Si está interesado en obtener más información al respecto, contacte con nuestro equipo de especialistas por medio de correo electrónico en info@sevitia.com, en nuestra página web o por teléfono en 644980526////955188483.