fbpx

Blog Sevitia

Guía del emprendimiento Sevilla. Capítulo 1.

Que debo saber antes de emprender

En estos tiempos convulsos desde el punto de vista laboral, una de las opciones que uno se puede plantear es iniciar una aventura empresarial en solitario o bien en grupo, es necesario tener en cuenta multitud de factores previos a la toma de esta decisión de emprendimiento en Sevilla o cualquier parte.

Desde Sevitia, animamos al emprendimiento, nuestro equipo inició su aventura en el año 2013 y continuamos con la misma ilusión que el primer día, lo fundamental en este tipo de hitos es la pasión por el desempeño de tu profesión, por ello si te gusta aquello que haces o quieres darle un nuevo rumbo a tu carrera profesional este es tu blog.

 

Si eres emprendedor en Sevilla o en cualquier parte de España, debes saber que no somos un despacho al uso en lo referente al emprendimiento o modelo empresarial, nos gusta implicarnos y participar en el desarrollo y funcionamiento de tu negocio, facilitando al máximo la realización del mismo.

 

Lo primero que hay que tener en cuenta es la forma jurídica que va a tener el negocio o la empresa que deseas desarrollar, existen varias alternativas:

 

  • Empresario autónomo, conlleva mayor flexibilidad a la hora de iniciar la actividad y un menor coste inicial, aprovechando incluso la reciente reforma de la Ley 6/2017, de 24 de octubre, de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, que establece bonificaciones durante los primeros años de actividad siempre y cuando cumplas unos requisitos, que veremos en próximos capítulos de este blog.

 

  • Empresa o sociedad: dentro de esta vertiente encontramos multitud y tipos societarios destacando por encima de todos tres comúnmente utilizados que son:

 

  • Sociedad Limitada, requiere una inversión inicial más alta a efectos de constitución, en concreto 3.000 € como aportación inicial así como los gastos necesarios para su inscripción en el registro mercantil, aunque cuenta con la gran ventaja que dicho tipo societario permite en caso de existir deudas o contrataciones responderá la sociedad hasta la aportación realizada. Puede estar constituida por uno o varios socios.

 

  • Sociedad Civil, no exige ninguna inversión inicial para su constitución, pero tiene el gran inconveniente que debes responder de forma solidaria junto con el resto de socios de las deudas o contrataciones que realice la sociedad. La sociedad debe estar constituida por un mínimo de dos socios, los cuales deben estar dados de alta como autónomos o mutualistas.

 

Una vez elegida la forma jurídica que vamos a adoptar para el desarrollo de nuestra actividad, procederemos al inicio de la misma, eligiendo nombre, logo, sede, colores corporativos, etc.

 

Nuestro equipo de especialistas te ofrecerá un estudio detallado de cada una de las posibilidad jurídicas en atención a tus circunstancias y necesidades, buscando siempre optimizar al máximo tus recursos.

 

Por ello, no lo dude y si quiere cambiar su vida profesional póngase en contacto con nuestro equipo de asesores de Sevilla y resolveremos todas sus dudas.