fbpx

Blog Sevitia

CESIÓN DE CRÉDITOS POR ENTIDADES FINANCIERAS Y BANCOS

Cláusula financiera de cesión del crédito.

En Sevilla, a 2 de julio de 2018.

Nos adentramos en otra cláusula dentro de las hipotecas, la conocida como cláusula CESIÓN DEL CRÉDITO.

La cesión de créditos ha sido definida como un negocio jurídico celebrado por el acreedor-cedente con un nuevo acreedor-cesionario, con la finalidad de producir la transmisión de la titularidad entre una y otra parte.

En este negocio jurídico existen TRES PARTES diferenciadas que son:

  • Acreedor inicial (CEDENTE).
  • El deudor (CEDIDO).
  • El nuevo acreedor (CESIONARIO).

EJEMPLO:

La cesión de créditos cumple con una finalidad económica de circulación de los créditos dentro del tráfico del comercio, mostrándose como sujetos del negocio, el cedente y el cesionario.

El deudor cedido NO ES PARTE en el negocio celebrado entre el cedente y el cesionario, ni tiene por qué prestar su consentimiento.

Si el deudor cedido no tiene conocimiento de la cesión y paga la deuda al primitivo acreedor cedente, queda libre de su obligación y nada podría reclamar el nuevo acreedor cesionario. Si por el contrario, el deudor cedido tiene conocimiento de la cesión quedaría liberado de la obligación si paga al cesionario.

Según la jurisprudencia, la cesión de créditos no requiere para su validez del consentimiento ni de la notificación previa al deudor.

A primeros de 2016, el Juzgado de Primera Instancia nº 38 de Barcelona planteó ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) la validez de la cesión de créditos cuando el deudor es un consumidor y no puede ejercer el derecho de retracto, es decir, si la cesión de créditos tal como se interpreta en España iría en contra del derecho  europeo de protección de los consumidores.

La cuestión es muy INTERESANTE y se espera que a lo largo de 2018 se dé respuesta por dicho Tribunal a esta cuestión prejudicial.

Las dos preguntas que hace el Juzgado español al Tribunal de Justicia de la Unión Europea:

1ª.-   ¿Es conforme con el Derecho de la Unión y en concreto con el artículo 38 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, artículo 2 C del Tratado de Lisboa, y los artículos 4.2, 12, 169.1 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, la práctica empresarial de cesión o compra de los créditos sin ofrecer la posibilidad al consumidor de extinguir la deuda con el pago del precio, intereses gastos y costas del proceso al cesionario?

2ª.-  ¿Es compatible con los principios que se postulan en la Directiva 93/13 del Consejo, de 5 de abril de 1993, y por extensión con el principio de efectividad y con sus artículos 3.1 y 7.1, dicha práctica empresarial de compra de la deuda del consumidor por un precio exiguo sin su consentimiento ni conocimiento, que omite su plasmación como condición general o cláusula abusiva impuesta en el contrato, y sin darle oportunidad de participación al consumidor en tal operación a modo de retracto?

Pues bien, el Abogado General de la Unión Europea, Nils Wahl, asegura en marzo de 2018 que la normativa comunitaria permite ceder o comprar créditos sin que el consumidor tenga la posibilidad de extinguir la deuda pagando al cesionario el precio de la cesión, más los intereses, las costas y los gastos.

El magistrado considera que la Directiva 93/13, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores sólo se aplica a las cláusulas contractuales en contratos celebrados con consumidores, y no a las simples prácticas de un profesional.

De este modo, propone al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que -en su futura sentencia sobre una cuestión prejudicial elevada por el juzgado de Primera Instancia número 38 de Barcelona- responda que la práctica queda pues fuera del ámbito de aplicación de la Directiva, que por otra parte no es aplicable a disposiciones legales imperativas. Añade que la cesión de crédito no modifica el contenido y el alcance de las obligaciones del deudor consumidor.

El hecho de que, según apunta el juez de Barcelona, la cesión se haya hecho a favor de un fondo buitre, que actúa con fines especulativos, por un precio muy inferior, o incluso irrisorio, respecto del importe del crédito inicial, carece de incidencia sobre la propia naturaleza de la obligación contractual que recae sobre el consumidor.

Por tanto, en este primer paso del TJUE, en el informe NO vinculante el abogado general TJUE concluye que no es contrario a la normativa comunitaria este tipo de prácticas bancarias. Próximos meses saldrá a la luz la esperada Sentencia del TJUE.