fbpx

Blog Sevitia

Afectados Cláusula Suelo – Acuerdos con Renuncia de Acciones.

En esta ocasión, os traemos en nuestro blog, una entrada dedicada a las conclusiones del Abogado General Comisión Europea, es muy importante revisar bien todos los acuerdos que se firmen con las entidades bancarias.

Por ello, desde Sevitia Equipo Asesor y Jurídico, os recordamos que dentro de nuestros servicios profesionales ofertamos nuestro servicio asesórate, consistente en asesoramiento preventivo a la firma de compraventa, préstamo hipotecario, productos bancarios y demás acuerdos o documentos bancarios/hipotecarios, consulte el precio sin compromiso y conseguirá la seguridad que necesita para este tipo de operaciones.

Conclusión Abogado General Comisión Europea.

A la vista de las consideraciones anteriores, propongo al Tribunal de Justicia que responda del siguiente modo a las cuestiones prejudiciales planteadas por el Juzgado de Primera Instancia e

Instrucción n.º 3 de Teruel:

«1) Cuando un profesional y un consumidor están vinculados por un contrato, en el marco del cual se suscitan serias dudas en cuanto al potencial carácter abusivo, en el sentido del artículo 3, apartado 1, de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, de una cláusula del contrato y las partes, mediante un acuerdo posterior, han modificado la cláusula en cuestión, con5firmado la validez del contrato inicial y renunciado mutuamente a ejercitar acciones que traigan causa de su clausulado, el artículo 6, apartado 1, de la citada Directiva no se opone a que dicho acuerdo tenga eficacia vinculante respecto al consumidor, siempre que medie el consentimiento libre e informado de este último a tal acuerdo.

2) Una cláusula contractual no ha sido objeto de una negociación individual, en el sentido del artículo 3, apartado 1, de la Directiva 93/13, cuando el consumidor no ha tenido la posibilidad real de influir sobre su contenido. Este extremo ha de apreciarse a la luz de las circunstancias concurrentes en el proceso de celebración del contrato y, en particular, del alcance del diálogo mantenido entre las partes en relación con el objeto de dicha cláusula. Cuando se trata de una cláusula tipo redactada de antemano, corresponde al profesional aportar la prueba de que esta ha sido objeto de tal negociación, de conformidad con el artículo 3, apartado 2, de la citada

Directiva.

3) Una cláusula de renuncia mutua al ejercicio de acciones judiciales que no ha sido objeto de una negociación individual es abusiva, en el sentido del artículo 3, apartado 1, de la Directiva 93/13, salvo cuando se estipula en un contrato cuyo objeto mismo es resolver una controversia entre el consumidor y el profesional. No obstante, incluso en ese caso, tal cláusula debe cumplir el imperativo de transparencia que resulta de los artículos 4, apartado 2, y 5 de la citada Directiva.

Cuando, en el marco de tal contrato, las partes convienen una cláusula por la que renuncian mutuamente a impugnar por la vía judicial la validez de una cláusula preexistente, se considera que un consumidor medio comprende las consecuencias jurídicas y económicas que se derivan para él si, en el momento en que celebra dicho contrato, es consciente del posible vicio que afecta a esta nueva cláusula, de los derechos que podría hacer valer en virtud de la referida Directiva a este respecto, del hecho de que es libre de firmar dicho contrato o bien negarse a ello y recurrir a la vía judicial y de que una vez convenida dicha cláusula ya no podrá hacerlo.

4) Debe considerarse que una cláusula suelo que no ha sido objeto de una negociación individual es transparente, en el sentido de los artículos 4, apartado 2, y 5 de la Directiva 93/13, cuando el consumidor está en condiciones de comprender las consecuencias económicas que se derivan+ para él de dicha cláusula. En particular, el contrato que la contiene debe exponer de manera transparente los motivos y las particularidades del mecanismo al que se refiere dicha cláusula.

En cambio, no se puede exigir al profesional que exponga, de cara al futuro, las cuotas que tendría que pagar el cliente en ausencia de esa cláusula.»

¿En qué consiste el informe de la Comisión Europea?

Al igual que ha sucedido recientemente con el caso del IRPH, la Comisión Europea ha emitido un informe en el que resuelve las cuestiones prejudiciales planteadas ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre la nulidad o no de los acuerdos extrajudiciales relativos a las cláusulas suelo.

Al igual que en otras ocasiones (de nuevo, la más reciente es el caso del IRPH), la Comisión Europea vuelve a darle un tirón de orejas a nuestro Tribunal Supremo. Recordamos que el Tribunal Supremo se apoyaba en que los acuerdos eran novaciones y no transacciones para impedir a los afectados por estos acuerdos reclamar la cláusula suelo. La decisión se apoyaba, a fin de cuentas, en un matiz técnico.

Basta con saber que la Comisión no entra en este debate entre si el contrato es una novación (modifica el contrato anterior) o contrato transaccional.

Las 5 cuestiones prejudiciales planteadas por un juez español

El TJUE deberá resolver las 5 cuestiones prejudiciales planteadas sobre estos acuerdos. Dichas cuestiones pueden resumirse en la siguiente pregunta: ¿Cuáles son los efectos de una declaración previa de nulidad para la cláusula que sustituye a una cláusula abusiva y cómo debe apreciarse la cláusula de renuncia de acciones? Es decir, ¿qué sucede con la cláusula que reemplaza a una cláusula que es nula? ¿Es válida la cláusula de renunciar a reclamar dichas cláusulas?

A continuación, veremos cada una de las preguntas y la respuesta de la Comisión.

Primera cuestión: Vinculación de contratos posteriores

Pregunta: En su primera cuestión, el tribunal pregunta si, dado que las cláusulas abusivas no vinculan al consumidor (no tienen efectos), automáticamente los nuevos contratos que se realicen y que tengan por objeto esas cláusulas tampoco vinculan al consumidor.

Respuesta: No, no debe extenderse automáticamente esa no vinculación. Ahora bien, esos nuevos contratos no pueden mermar los efectos derivados de declarar abusiva la antigua cláusula y este hecho debe ser tenido en cuenta por el juez nacional cuando valore el posible carácter abusivo de la nueva cláusula.

Segunda cuestión: ¿Pueden asimilarse esos acuerdos a condiciones generales de la contratación?

Pregunta: En la segunda pregunta se plantea si esos documentos que modifican cláusulas que no fueron negociadas individualmente pueden considerarse condiciones generales de la contratación y, por tanto, estar sujetos a las mismas causas de nulidad que el contrato o cláusulas originales.

Respuesta: Sí, pueden tener la naturaleza de condiciones generales de la contratación si se redactan de antemano por el profesional y el consumidor no influye en el contenido de estas, pudiendo solo aceptar o rechazar el contrato en su conjunto.Además, la Comisión aclara que el mero hecho de que el consumidor añada de puño y letra “soy consciente y entiendo que el tipo de interés de mi préstamo nunca bajará del 2,35% nominal” no basta para considerar que ese contrato se ha negociado individualmente.

Tercera cuestión: ¿Puede la nueva cláusula suelo reflejada en el acuerdo no ser transparente tampoco?

Respuesta: Sí, porque la nueva cláusula suelo debe igualmente cumplir la condición de transparencia. Para ello, el profesional debe haber explicado debidamente al consumidor las consecuencias económicas de la modificación contractual en su conjunto, incluyendo las consecuencias de no vinculación de la anterior cláusula suelo declarada abusiva. Debe explicarle que sin esa cláusula no habrá límite inferior a la variación de tipo de interés y que los pagos mensuales serían sensiblemente inferiores, explicarle la cláusula de renuncia a las acciones y la relación entre ésta y la nueva cláusula suelo, para que el consumidor comprenda correctamente las consecuencias económicas de estas cláusulas.

Si el profesional no informa al cliente del verdadero coste económico de la cláusula en su hipoteca para que pueda conocer el tipo de interés y cuota resultante que tendría que pagar si se aplicase la nueva cláusula suelo y el tipo de interés y cuota resultante que tendría que pagar de no aplicarla (de que no hubiese limitación a la baja) la cláusula no es transparente y es abusiva y nula.

Últimas dos cuestiones: ¿Qué sucede con la renuncia de acciones judiciales (reclamar) por el consumidor?

Pregunta: Por último, la Comisión deja para el final dos cuestiones prejudiciales planteadas por el Tribunal y reformula la pregunta en una sola para resolverlas conjuntamente. La pregunta reformulada es: ¿Debe considerarse abusiva una cláusula de renuncia al ejercicio de acciones que se incluya sin ser negociada individualmente en un contrato entre profesional y consumidor por crear en perjuicio del consumidor un desequilibrio importante entre los derechos y deberes derivados del contrato?

Respuesta: La Comisión opina que esta cláusula es abusiva per se, sin que se deba considerar las circunstancias de cada caso. Es abusiva, ya que el único que en la práctica renuncia es el consumidor, beneficiándose el profesional. Aceptar esta cláusula implicaría renunciar a derechos de orden público que el ordenamiento de la UE confiere a los consumidores.

Esta es la respuesta más relevante, pues de seguir esta línea la decisión del TJUE, incluso aquellos que han renunciado a reclamar la cláusula suelo a través de un acuerdo con el banco podrían reclamar y recuperar su dinero.

Si quiere conocer el alcance de los acuerdos que haya firmado o está próximo/a a firmar, pida cita en info@sevitia.com o en www.sevitia.com y recibirá información personalizada y ajustada a su situación particular.