fbpx

Abogado laboralista

En nuestro equipo jurídico dominamos todas las materias de derecho laboral

Abogado laboralista en Sevilla

Si tienes un problema de trabajo, somos abogados laboralistas en Sevilla


¿Qué intereses defienden los abogados laboralistas?

Las principales funciones de un abogado especializado en derecho del trabajo se centran en la defensa de los derechos de los trabajadores, aunque esto no significa que ante determinadas infracciones o vulneraciones de las obligaciones de los trabajadores los abogados laboralistas puedan defender los intereses de las empresas. Del mismo modo, puntualmente, el mismo abogado puede ejercer funciones de mediador entre los intereses de los trabajadores y las empresas, pese a que lo habitual es que cada parte tenga un abogado que defienda sus intereses.

En todo caso, ahora nos centraremos en las funciones que desempeñan los abogados laboralistas que trabajan la defensa de los derechos de los trabajadores.

¿Qué funciones tienen los abogados laboralistas?

Principalmente son aquellos profesionales que intervienen en la defensa de los intereses de los trabajadores en los Juzgados y Tribunales y en los casos que proceda frente a Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) en situaciones de despidos disciplinarios o por motivos objetivos por razones económicas, técnicas, organizativas, de producción o por causas de fuerza mayor; en decisiones empresariales que impliquen alguna modificación de las condiciones de trabajo, jornada, horario y distribución del tiempo de trabajo, régimen de trabajo a turnos, sistema de remuneración y cuantía salarial; sistema de trabajo y rendimiento.

Funciones, cuando excedan de los límites que para la movilidad funcional, reclamación de cantidades debidas por el empresario (salario, horas extraordinarias, vacaciones, pagas extraordinarias, etc). Del mismo modo, los profesionales especializados en derecho laboral también defienden los intereses de los trabajadores ante procedimientos sancionadores impuestos por las empresas, así como procedimientos relacionados con accidentes de trabajo.

Otras funciones que tienen los abogados laboralistas en materia de Seguridad Social, no menos importantes, son las relacionadas con reclamaciones o solicitudes de prestaciones de la propia Seguridad Social, como son:

Incapacidades

  • Incapacidad temporal previa a la incapacidad permanente
  • Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual
  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual
  • Incapacidad permanente total cualificada para la profesión habitual
  • Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo
  • Gran invalidez

Jubilaciones

  • Según el período de cotización
  • Contributiva
  • No contributiva
  • Según la disponibilidad
  • Jubilación Total
  • Jubilación Parcial
  • Jubilación Anticipada
  • Jubilación Flexible
  • Jubilación por Incapacidad
  • Jubilación Parcial


ERTE y ERE

Otras de las funciones, ahora muy de actualidad, es la tramitación administrativa de los ERTE Y ERE ante las instituciones de derecho público competentes. Las razones por las cuales pueden promoverse son las siguientes:

ERTE
  • por causas de fuerza mayor.
  • por causas económicas, técnicas, organizativas y productivas (los denominados ERTE por causas ETOP).
ERE
  • por causas económicas, técnicas, organizativas y productivas (los denominados ERTE por causas ETOP).

Además se distinguen tres tipos de ERE según la medida que la empresa quiera adoptar:

  1. ERE de extinción: es el más desfavorable para los trabajadores, ya que supone el cese definitivo de la relación laboral entre la empresa y algunos de sus trabajadores. Es conocido como despido colectivo.
  2. ERE de suspensión: a través de este expediente la empresa suspende temporalmente la relación laboral con todos o parte de los trabajadores.
  3. ERE de reducción: en este caso, la empresa reduce la jornada de trabajo de los trabajadores afectados.



Por último, los abogados laboralistas, desempeñan una función relevante de asesoramiento legal preventivo a trabajadores en materia de derechos individuales (condiciones laborales, horarios, turnos, cálculo de nóminas, complementos etc), y también de forma colectiva interviniendo en la negociación de convenios colectivos.